Blanca Candela Rosello/ junio 29, 2019/ Sin categoría

¡Comparte este artículo!

En no pocas ocasiones, la visita a nuestra clínica de pacientes que no se sienten a gusto con la alineación de sus dientes es meramente estética. No obstante, pocos de ellos son conscientes de los problemas que acarrean cuando dicen “mis dientes no encajan”, es decir cuando tienen problemas de oclusión.

Mis dientes no encajan

El tener los dientes alineados y sanos y blancos es algo que todas las personas desean, más por el aspecto estético que por el de su propia salud bucodental.

Debemos cuidar que todas nuestras piezas dentales estén en el sitio correcto y encajen entre sí.

Entrando más detenidamente en este asunto, la manera de morder determina la estructura facial. Pero no solamente eso, también puede afectar a nuestra manera de descansar, de respirar e incluso generar dolores de cabeza o musculares.

Resumiendo los inconvenientes que pueden derivar de un problema de oclusión podrían ser los siguientes:

  • Molestia a la hora de tragar y masticar
  • Problemas respiratorios
  • Dolores o molestias en la mandíbula
  • Dolores de cabeza u oído
  • El propio desgaste de las piezas dentales

En un mayor grado podrían aparecer enfermedades periodontales o lesiones si no se trata con tiempo.

Es por esto por lo que invertir en un tratamiento de ortodoncia es tremendamente beneficioso para nuestra salud dental a la par que nos va a ahorrar futuros gastos dentales.

Una mala oclusión puede tener un origen hereditario, pero existen otros factores que pueden causarla cómo los siguientes:

  • Uso del chupete pasados los tres años de vida
  • Chuparse el dedo en la época infantil
  • Uso del biberón
  • Presionar los dientes con la lengua

En una correcta oclusión, facilita que a que las piezas dentales de la parte superior, por ejemplo, impidan que los labios y las mejillas sean mordidas y que la lengua esté protegida por los las piezas dentales inferiores.

El tener una dentadura perfectamente alienada reduce el bruxismo (una disfunción de la articulación temporomandibular (ATM), y  que genera muchas consecuencias negativas para todo el sistema con el cual masticamos y un constante desgaste de nuestros dientes.

Para explicar con más detalle éste problema vamos a pasar a explicar los diferente tipos de alteraciones de mordidas (la manera en la que se ajustan los dientes superiores e inferiores) que pueden afectar a las personas

Mis dientes no encajan; Tipos de alteraciones de mordida

Se pueden catalogar principalmente tres tipos de problemas de mordida:

  • Maloclusiones en el plano anteroposterior
  • Maloclusiones en el plano vertical
  • Maloclusiones en el plano transversal

Maloclusiones en el plano anteroposterior

Podemos encontrar entre el retrognatismo mandibular -clase II- y el prognatismo mandibular -también conocido como clase III-.

  • Retrognatismo mandibular o clase II, se origina cuando el maxilar superior está más adelantado que el inferior ocasionando que las piezas dentales superiores e inferiores no entren en contacto al cerrar la boca tal y como se muestra en la imagen.

retrognatismo

Ello deriva en que las personas que lo padecen sienten molestias para poder masticar e incluso para pronunciar de manera correcta todos los sonidos. También puede ocasionar apnea del sueño (trastorno del sueño donde la respiración se interrumpe o se realiza de manera muy irregular) o dolores en la mandíbula.

  • Prognatismo mandibular o clase III, éste problema de mordida es causado por un excesivo desarrollo de la mandíbula con respecto al maxilar superior, tal como se puede apreciar en la imagen.

Mis dientes no encajan - prognatismo

En este caso concreto además existe el riesgo de una caída temprana de los molares temporales así como la aparición de diferentes enfermedades originadas por la alteración de la glándula pituitaria.

Hay que señalar que esta afección puede proporcionar aspectos negativos relacionados con la autoestima de las personas debido a la diferencia de la estructura facial que presentan las personas que lo padecen.

Maloclusiones en el plano vertical

Dentro de este tipo de maloclusiones, podemos distinguir:

  • La mordida abierta
  • La sobremordida

Mordida abierta

Existen principalmente dos tipos de mordida abierta:

  1. La mordida abierta anterior, cuando cerramos la boca, las piezas dentales del centro no hacen contacto.
  2. La mordida abierta posterior se caracteriza por la falta de contacto de las piezas dentales, más concretamente los molares de la parte superior e inferior.

mordida-abierta

Sobremordida

Esta afección hace que las personas que la padezcan las piezas dentales superiores cubren una gran parte de los dientes inferiores, llegando en ocasiones, a cubrir la totalidad.

sobremordida

Las personas que padecen de Sobremordida pueden tener una relación directa con enfermedades periodontales y caries dentales.

Hay que comentar que en este caso de afección, es más complicado realizar una correcta higiene de la boca debido a los reducidos espacios que hay en la misma, algo que está ligado con los dientes apiñados.

Maloclusiones en el plano transversal

Existen dos tipos fundamentales de maloclusiones dentro del plano trasversal:

  • La mordida cruzada
  • La mordida en tijera

La mordida cruzada se origina cuando el maxilar es más estrecho que la mandíbula. El padecer este problema hace que las personas puedan tener dificultad  para masticar y morder los alimentos.

En la mordida en tijera las piezas dentales superiores  sobresalen más de lo normal y debido a esto no contactan con los dientes de la parte inferior.

Puedes ver un ejemplo de ambos tipos de mordidas en la siguiente imagen:

Mordida cruzada y tijeraTratamiento

Afortunadamente la alineación de las piezas dentales tiene una solución fácil y rápida cuando se cogen a tiempo.

Normalmente usando una ortodoncia se corrigen estos problemas, y en ocasiones, con la simple extracción de una o varias piezas dentales  también se puede corregir la alineación.

En casos más complicados el uso de implantes dentales o prótesis también pueden ayudar en la solución.

Aplicar alambres o tornillos para conseguir una estabilidad en el hueso del maxilar o la reposición de piezas dentales también favorece la alineación de las piezas dentales.

Como en otros tantos aspectos de nuestra higiene dental, la visita de manera regular a nuestro dentista de confianza hará que el problema, en caso de tenerlo, sea detectado de manera precoz y con el tratamiento que nos indique solucionar esta afección, así podremos tener una dentadura sana  y evitarnos problemas futuros.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*