Blanca Candela Rosello/ septiembre 14, 2018/ Sin categoría

¡Comparte este artículo!

Miedo al dentista

Afrontémoslo, todo el mundo ha sentido alguna vez ese miedo al dentista que nos ha hecho retrasar por días, incluso meses la visita a un profesional que se ocupa de una de las partes más importantes de nuestra salud, la boca. Sentir esta sensación es más común de lo que realmente pensamos.

Esas tres palabras representan dolor, tanto físico como, para muchas personas también es relevante, económico. Incluso existe un término técnico con el que definir el miedo al dentista, es la odontofobia, que aunque no está en el diccionario de la Real Academia de la Lengua, sí que aparece como término usado para definir a la persona que siente miedo, o un pánico irracional al dentista.

A eso le podemos añadir la sensación de incertidumbre de no conocer qué nos van a hacer, cuánto va a durar, y sobre todo, cuánto nos va a doler.

Miedo al dentista

Este miedo con el tiempo se va acrecentando con el tiempo, llegando a sentir vergüenza o culpa de no haber realizado antes la visita al dentista. No obstante lo más común es sentir un miedo al supuesto dolor que podamos experimentar cuando estamos ante las “manos de nuestro/a dentista”.  Hay estudios que indican incluso que el miedo al dentista se pasa de padres a hijos, (ver artículo).

Tenemos que entender que sentir ese miedo es algo completamente normal, de hecho no debemos sentir vergüenza por sufrirlo, existen varios trucos que podemos realizar para ganar esa “batalla” a nuestra mente y visitar a nuestro/a dentista sin ningún problema.

Miedo al dentista

Miedo al dentista – Causas

Resumiendo podemos decir que las principales causas de las personas que sienten miedo al dentista podrán ser las siguientes:

  • Miedo al dolor.
  • Haber sufrido situaciones o experiencias malas o desagradables en el pasado.
  • Vergüenza o timidez por no haber acudido antes o por la “invasión física” que representa el dentista para la persona.
  • Sentirnos vulnerables o sin el control de la situación.
  • Por fortuna no todo el mundo es así y hay gente que puede ir sin mayor problema a su cita con su dentista de confianza y estar muy relajado, llegando incluso a poder dormirse mientras su dentista trabajaba en su boca.

Miedo al dentista

Miedo al dentista – trucos/soluciones

No todo van a ser malas noticias, hay muchas maneras de poder salvar este problema tan importante para mucha gente

  • Es importante conocer la clínica y al profesional que va a trabajar con nosotros
  • Debemos ser francos con el/la dentista y comentarle acerca de nuestros miedos y porque pensamos que los tenemos, para que nos tranquilice.
  • Aunque parezca contradictorio, cuanto más visite a su dentista, mayor será su confianza y su actitud positiva.
  • No deje pasar mucho tiempo en la sala de espera, cuanto menos sea el tiempo en esa sala pensando en cosas negativas, mejor. Programe su visita justo a la hora que le hayan indicado. Y si puede realizar la visita por la mañana, mejor.
  • Lleve consigo un libro, revista o algo para mantenerse entretenido/a mientras espera para no pensar en otra cosa. La música también es aconsejable, por eso en muchas salas de espera hay un hilo musical para favorecer la relajación.
  • En el momento en el que el/la dentista esté trabajando con nosotros, acordar con el/ella algo para que en el momento que nos moleste o nos haga sentir incómodos se lo podamos comunicar y así interrumpir el procedimiento que esté realizando.

Todo esto ayuda a conseguir un entorno agradable y relajado y nos permite relacionar la estancia en la clínica con sensaciones positivas y agradables, mejorando además a superar esta fobia que podamos tener a la hora de visitar al dentista.

Sólo en el caso de sentir un miedo extremo o pánico conviene que acudamos a un profesional de la psicología para que nos ayude en este aspecto.

Miedo al dentista

Compartir esta entrada

2 Comentarios

  1. He de decir que no era muy miedosa al dentista, pero siempre impone sobre todo cuando tienes que estar mucho tiempo sentado en el sillón, y a este respecto he de decir que la calidez, el constante estar atenta
    no solo a su trabajo sino a mis gestos me ha dado una confianza que no he sentido con otros dentistas que
    me han tratado.
    A este respecto el que el profesional que te esta tratando sea amable y atento hace que los nervios se
    vayan diluyendo, el que te vaya explicando los pasos que esta haciendo, lo que vas a sentir, y que avises para parar en cualquier momento, es muy de agradecer.
    Para mi el trato humano es imprescindible en este mundo que parecemos numeros para casi todo.
    100% recomendable.

    1. Hola Manuela!!

      Muchas gracias por tus palabras, nos alegra que te sientas a gusto en el sillón del dentista. Eso también dice mucho de tu persona y de cómo afrontas las cosas.
      Para nosotros también es importante que los pacientes sepan apreciar y valorar el trato.

      Un fuerte abrazo!

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*