Blanca Candela Rosello/ julio 29, 2021/ Sin categoría

¡Comparte este artículo!

Mujer bebiendo agua en verano

El verano es la época perfecta para la diversión, soltar estrés, momentos de piscina y playa, pero también para días de mucho calor, calor extremo, que pueden afectar a nuestra higiene bucodental.

Factores como el aumento extremo de la temperatura, una mayor exposición al sol y aumento de actividad social o práctica de ejercicios provoca que nuestro organismo pierda agua y necesitamos hidratarnos más, esto puede ocasionar que aparezca sequedad bucal y al mismo tiempo se reduzca el nivel de saliva en nuestra boca, algo fundamental para el mantenimiento de nuestra higiene bucodental.

El calor y la salud bucal

Es fundamental que mantengamos una óptima y constante hidratación a base de tomar abúndate agua y bebidas sin azúcar ni edulcorantes, así como de ingerir mucha fruta y verdura.

El uso de aires acondicionados o ventiladores que puedan resecar nuestra mucosa nos afecta  resecando la lengua y la propia boca, pudiendo afectar a nuestros dientes también.

La disminución de saliva provoca que los azúcares no se diluyan y disminuya el pH de la boca. Tener un pH ácido (el pH idóneo es alcalino, en torno a un 7,4) provoca que el esmalte de los dientes se debilite propiciando la aparición de enfermedades. Cada día nuestra boca produce entre un litro y un litro y medio de saliva que usamos para humedecer nuestra boca y proteger nuestros dientes.

Refrescando la boca con hielo

En los días en los que la temperatura es elevada, se forma el ambiente idóneo para la proliferación de bacterias que puedan producir afecciones a la mucosa bucal e incluso favorezcan el desarrollo de caries o gingivitis. El tomar alimentos frescos como las mencionadas frutas o verduras puede ayudarnos a prevenir enfermedades en la boca.

Con respecto a la fruta y la verdura debemos decir que tienen un efecto de autolimpieza, la manzana y frutas similares que contienen agua, y al masticar se produce la saliva y genera el efecto de autolimpieza

El calor y la salud bucal; prevención

  • Beber abundante agua
  • Alimentación abundante de frutas y verduras de temporada (El melón y la sandía son dos de las mejores frutas de verano que más nutrientes aportan al cuerpo, además de refrescarnos).
  • Los caramelos y chicles (mentolados o similares) ayudan en la producción de saliva, a la vez que mejoran el aliento y disminuyen la acidez.
  • Cepillarse los dientes al menos tres veces al día.
Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*